Sindical

Mientras pide un "congelamiento de precios", Acuña se lleva el último favor de la gestión Cambiemos

05 de Noviembre de 2019
1572821430

El secretario General de la CGT, Carlos Acuña, le pidió a Alberto Fernández "un congelamiento de precios de la canasta básica". Mientras tanto se llevó de Cambiemos el último favor: la ampliación de su personería para representar trabajadores de lavaderos de autos

El secretario general de la CGT, Carlos Acuña piensa en el futuro, pero se lleva los últimos "regalos" de la gestión Cambiemos. Es que pidió este sábado al Gobierno de Alberto Fernández que se congelen los precios de la canasta básica y que los salarios tengan como piso el monto de esa canasta y en paralelo el Ministerio de Producción y Trabajo le hacía el último favor: la ampliaban la capacidad de representación.

En declaraciones radiales, Acuña insistió que el ajuste deben pagarlo "los grandes sectores financieros y las empresas como las de energía y gas".

"Acá los que no han puesto han sido los grandes sectores financieros, empresas que ganaron mucho como las de energía o el gas, y hoy hay compañeros trabajadores que están empeñados y sin poder pagar los servicios, y eso significa la caída del consumo", sostuvo Acuña.

Y agregó: "Tiene que haber un congelamiento de precios de la canasta básica. Y también los salarios tendrían que tener el piso de la canasta básica".

En una entrevista con AM 750, Acuña redobló la apuesta y destacó que hay un gran problema "si los que más tienen no entienden que son los que más tienen que poner. Y si hay alguien que tiene que empezar a poner son los que ganaron mucho".

Confía el sindicalista en las promesas del presidente electo Alberto Fernández porque, según precisó, "está poniendo el foco en la producción nacional, el consumo interno y los acuerdos entre sectores".

Mientras eso ocurría llegaban buenas nuevas para el titular del sindicato de Estacioneros de Servicio. Es que el Ministerio de Producción y Trabajo publicaba "la ampliación de la Personería Gremial para agrupar a los trabajadores que se desempeñen en lavaderos artesanales o manuales de automotores ubicados en los Partidos de Tres de Febrero, Vicente López, San Isidro y San Martín de la Provincia de Buenos Aires".

Se trata de un viejo anhelo de Acuña que chocaba con la representación de la Unión del Personal de Prestadores de Servicios al Automotor de la Provincia de Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires (UPPSABA), gremio que había denunciado el año pasado a las autoridades del ministerio de Trabajo de la Nación por frenarle la homologación del convenio colectivo de trabajo de la rama lavaderos del automotor.

Hacia Arriba